sábado, 2 de julio de 2016

La vidente

Unos días antes de tener la primera cita contigo, fui a visitar a una vidente. No solía creer en estas cosas, fui por mera curiosidad, pues me dijeron que era muy buena en la materia. Le pregunté por ti y me dijo algo que me impactó a medias. Le pregunté por otros temas, que no vienen al caso, y me dijo lo que ella vislumbraba sobre mi cercano futuro. La escuché atentamente y absorbí como una esponja todas sus palabras.

Al pasar los días, los acontecimientos que surgían en mi vida parecían estar desmintiendo todo lo dicho por ella. "No ha acertado absolutamente en nada", pensaba. Ni en tema de trabajo, ni en asuntos de otras personas por los que pregunté y, ni mucho menos, en lo que me había dicho sobre ti. Al principio me costó, pero luego acabé creyéndote. Me creí todas y cada una de tus palabras y las de esa mujer las acabé ignorando.

Ella acertó. En todo. Todos los temas. Aún así, estoy contenta, pues me espera algo bueno muy pero que muy pronto... y tú te lo vas a perder completamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada