sábado, 2 de julio de 2016

La vidente

Unos días antes de tener la primera cita contigo, fui a visitar a una vidente. No solía creer en estas cosas, fui por mera curiosidad, pues me dijeron que era muy buena en la materia. Le pregunté por ti y me dijo algo que me impactó a medias. Le pregunté por otros temas, que no vienen al caso, y me dijo lo que ella vislumbraba sobre mi cercano futuro. La escuché atentamente y absorbí como una esponja todas sus palabras.

Al pasar los días, los acontecimientos que surgían en mi vida parecían estar desmintiendo todo lo dicho por ella. "No ha acertado absolutamente en nada", pensaba. Ni en tema de trabajo, ni en asuntos de otras personas por los que pregunté y, ni mucho menos, en lo que me había dicho sobre ti. Al principio me costó, pero luego acabé creyéndote. Me creí todas y cada una de tus palabras y las de esa mujer las acabé ignorando.

Ella acertó. En todo. Todos los temas. Aún así, estoy contenta, pues me espera algo bueno muy pero que muy pronto... y tú te lo vas a perder completamente.

viernes, 27 de mayo de 2016

El encuentro

Hoy, mientras paseaba por la rambla, te he visto. Estabas sentado en la terraza de un bar y, al igual que yo, disfrutabas de compañía. Te miré a los ojos, pues  dudaba de si realmente se trataba de ti, y fue en ese momento en los que éstos -tus ojos- se fijaron en los míos, se posaron en mí.

Te escruté rápidamente con mi mirar: algunos años de más y unos cuantos kilos de menos, pero era tu cara, era tu mirada. La misma mirada que me observó años atrás, esa mirada que memoricé, que guardé en mi cerebro, que grabé en mi retina. Me mirabas sorprendido, como si hubieses caído en la cuenta de quién era yo. Fue entonces cuando retiré mi rostro, mirando hacia adelante, mientras suspiraba. Me temblaba el aliento, pues el corazón me dio un vuelco y una sensación extraña invadió mis entrañas.

No estoy segura con certeza de que fueras tú, no quise volver la vista atrás para comprobarlo. Simplemente, seguí caminando.

***********************

Más tarde, un mensaje tuyo confirmó tu presencia. Me preguntas cómo me va la vida, dices que te ha alegrado verme, que entenderás si no te contesto. Y, la verdad, no sé si hacerlo o no. Escribo esto en el autobús de camino a casa mientras tiemblo. Sí, estoy temblando y no de frío precisamente... quizá es miedo. ¡Qué sé yo!

Me digo a mí misma que la gente cambia, que yo misma he cambiado. Es cierto, he evolucionado como persona, he hecho muchas cosas en la vida y todo ha sido para mejorar. Pero nada de eso importa demasiado, pues no sé cómo son los demás, no sé cómo eres tú.

Tengo las manos heladas y compruebo en un reflejo que también tengo los labios un tanto amoratados. Me toco la frente y me arde. Quiero meterme en la cama, quiero olvidarte.

domingo, 22 de mayo de 2016

Confusión

Creí verte a lo lejos,
luego recordé que no eras tan bajo
ni tan delgado
ni tenías tres perros
ni vivías aquí. 


sábado, 7 de mayo de 2016

El ángel

Volveré, dijo el ángel.
Pero jamás lo hizo.
Normal, yo tampoco hubiera vuelto.

Hoy vendrás a verme. He rezado mucho a los astros para que vuelvas y hoy será el día, lo presiento. Son muchas las almas que me dijeron que vendrías y sé que, a pesar de la lluvia que amenaza este día, vendrás. Vendrás con tu amplia sonrisa y tus eternos ojos azules y será mi momento. Nuestro momento. Hoy. Vendrás.

domingo, 13 de marzo de 2016

Domingo

De repente,
me encontré sola caminando
por unas calles que apenas conocía.
Caminaba llorando
buscando caras
que me resultasen familiares
pero fracasé.

Hice algunas llamadas
de las que no obtuve respuesta.
No sabía a quién acudir.
No tenía ni un solo euro en la cartera,
por lo que no podía refugiarme
en ningún local
ni tomarme un té caliente
mientras reflexionaba.

Con lo puesto
-y sin apenas batería en el teléfono móvil-
caminé sin cesar
hasta que las piernas dijeron basta.
Un banco solitario
en un parque soleado
me llamaba.
Me senté en él
esperando una señal
que me guiara.

Esa era la señal: estaba sola.

domingo, 21 de febrero de 2016

Presentación en Sant Boi de Llobregat

¡Muy buenas! El pasado miércoles, 17 de febrero, se realizó la primera presentación de mi primer libro "Que el quererte no sea en vano". Se hizo en la bilbioteca Jordi Rubió i Balaguer de Sant Boi de Llobregat. Fue una tarde genial rodeada de personas maravillosas que me acompañaron en este día tan señalado. Agradezco a todas y cada una de las personas que asistieron al evento y, para las que no pudieron venir ese día, no preocuparse, pues habrá más presentaciones próximamente. Muy pronto os avanzaré los datos de la siguiente presentación, que será en marzo (ya mismo).

Ahora os dejo unas fotitos del evento:

En la mesa con Abel Santos, José Manuel González Labrador y Anna Otero
 Firmando ejemplares
 De izquierda a derecha: Abel Santos (poeta), José Manuel González Labrador (concejal de cultura de Sant Boi), Angi Expósito (autora del libro), Anna Otero (representante de Retalls d'Art), Teresa Pagès (directora de la biblioteca Jordi Rubió i Balaguer) 
Público asistente. En primera fila, mi familia :D

Si queréis un ejemplar de "Que el quererte no sea en vano", podéis adquirirlo en las siguientes librerías:

-Les Hores (Sant Boi de Llobregat)
-Croquis (Sant Boi de Llobregat)
-Alcampo (Sant Boi de Llobregat)
-Els Nou Rals (Viladecans)
-La Mulassa (Vilanova i la Geltrú)
-Llorens (Vilanova i la Geltrú)
-Carrer Major (Santa Coloma de Gramenet)

También os lo puedo enviar a casa dedicado por 13€ (gastos de envío incluidos a península), mandando un mail a angiexposito90@gmail.com


Por si no sabéis de qué va el libro, pinchad aquí y encontraréis los primeros textos que aparecen (para haceros una idea).

¡Muchas gracias!

martes, 16 de febrero de 2016

Presentación de "Que el quererte no sea en vano"

¡Hola a todos! El motivo de esta entrada -tan distinta a las demás que hay en este blog- se debe a que este miércoles, día 17 de febrero, realizo la presentación de mi libro "Que el quererte no sea en vano". El evento se celebrará a las 18h en la bilblioteca Jordi Rubió i Balaguer de Sant Boi de Llobregat (Barcelona). En la mesa me acompañarán: José Manuel González Labrador (concejal de cultura de Sant Boi), Anna Otero (asociación de artistas Retalls d'Art) y Abel Santos (poeta).

Deciros que estáis todos invitados. Todo el que quiera venir será bien recibido en este acontecimiento.

A continuación, os dejo un audio de la entrevista que me hicieron el pasado jueves en Radio Sant Boi, en la que hablo de mi trayectoria literaria y de  "Que el quererte no sea en vano",


sábado, 23 de enero de 2016

martes, 12 de enero de 2016

Oveja negra

Soy la oveja negra
de este níveo rebaño,
donde simulan bailar al mismo son
mientras miran a un lado y a otro
con temor a que me acerque yo.

Esa oveja tan blanca,
como la nieve helada,
es capaz de tender la mano al prójimo
para después mirarle
por encima del hombro
y así recordarle por qué motivo
no cayó al vacío.

Soy la oveja negra
de este claro rebaño,
donde fingen júbilo por doquier
mientras les reconcome la envidia
cuando siento yo verdadera alegría.

Este rebaño tan podrido
de codicia,
de egoísmo,
de tristeza
-al fin y al cabo-
tan carente de esperanza...
sigue unido como el primer día
y lo seguirá hasta el último.



domingo, 3 de enero de 2016

Dos de enero

El pánico
se adueña de nuestros corazones
en este extraño dos de enero.

Correr
es nuestra única prioridad.
Correr
sin más.
Correr
sin mirar atrás.

Pregunto qué sucede
y tan sólo hallo como respuesta
decenas de miradas aterradas.

Gritar
para que nos oigan.
Gritar
sin más.
Gritar
sin mirar atrás.

Un muro se alza
frente a nosotros
-cual gigante enfurecido-
pero no existe obstáculo
que nos detenga
en este mar embravecido.

Saltar
al vacío.
Saltar
sin más.
Saltar
sin mirar atrás.

Ecos de historias sin sentido
-ecos de balas, ecos de tiros-
llegan a nuestros oídos.

Llamar
a nuestros seres queridos.
Llamar
sin más.
Llamar
sin mirar atrás.

Volver con cierta calma
al aclarar lo sucedido,
volver a casa,
volver al nido.

Volver
-tan sólo volver-
y olvidar lo que hemos vivido.

domingo, 25 de octubre de 2015

Solicitud de amistad

El rencor abandonó mi cuerpo
desde el minuto cero.
Sin embargo,
el sentimiento de culpabilidad
se instaló en tu mente,
en tu alma, 
en tu persona
y tu perdona. 

Encontré el consuelo 
de mi desdicha 
en las flores, 
en los días alegres, 
en mis cortos amores 
y mis largos 
desamores, 
en las letras, 
en las musas, 
en el reloj que nunca marcaba la hora, 
en la libertad que siempre anhelé 
y que tuve desde el día en que marché. 

Construí un futuro 
con mis propias manos, 
me armé de valor y miré de frente 
al miedo. 
Ahora, ese futuro es mi presente. 
Me gané la vida, simplemente. 

Han pasado varios años
desde nuestro hastío irrefutable.
Ambos,
hemos pensado en lo que sucedió
cuando se cruzaron nuestros caminos.
Ahora,
llegó el momento de nuestro
desencuentro. 

Un mensaje en las redes sociales 
y una solicitud de amistad 
ignorados, 
bastan para saber con certeza 
la importancia 
que tienen mis palabras 
hacia tu persona. 

Ninguna. 

No hay nada de valor 
en mis letras, 
no existe ni un ápice 
de interés por tu parte. 

Pero no me arrepiento, 
volvería a escribirte 
si viajara al pasado... 
y cometería los mismos aciertos también.


martes, 6 de octubre de 2015

Cuando un ex te llama por error

¿Qué haces? 
Preguntas
al descolgar el auricular.

¿Quién eres? 
Pregunto
al desconocer tu identidad.

Soy tu primo. 

Yo no tengo primos.
No de tu edad.
Ni siquiera tengo
a nadie 
lo suficientemente interesado 
como para hablar 
conmigo 
a estas horas tan -relativamente- 
tempranas. 

Se hizo el silencio. 
Un silencio efímero y eterno 
por partes iguales 
mientras tu mente recordaba 
esos momentos  
que unieron nuestras vidas 
en el pasado. 

Me he equivocado. 
Dices.

Ya nada importa. 
Supe quién eras desde el principio de tu llamada. 
Cuelgo el teléfono. 
No hay nada de qué hablar.

sábado, 18 de mayo de 2013

No importa

No importa si hace frío en un día de prematuro verano. Ni aunque fuese el más gélido invierno -yo- me congelaría, pues el fulgor de tu mirada deshace hasta el propio hielo.

La suave brisa, junto a un sol que se escondía de tanto en tanto, nos acompañaba rezagándose en cada rincón. Podríamos decir que mi búsqueda había finalizado al encontrarme con tu mirada, con esos ojos que me buscaron semanas atrás y ahora, al fin, los tenía justo en frente, clavados, fijos en mí. Quizá te sorprendiera el azul de mi iris o puede que llamara tu atención el carmín de mis labios. No sé... qué será...

Ya ves, qué simple... Tu sonrisa me emociona y tu gesto pícaro de adiós no sabe a despedida, sabe a continuación.

lunes, 28 de mayo de 2012

Alegría escondida

El lápiz de ojos en la mano, dos lágrimas resbalando por mis mejillas. Se me corre el rímel mientras siento que lo único que hago es perder el tiempo. 

El azul de mis ojos es lo único real que hay en mí; el resto no es más que una máscara de maquillaje y una humareda de laca que envuelven mi persona. Tan sólo hay unas gotas de color para teñir la tristeza y una desazón... que no me deja vivir. 

Es mi pesadumbre la que me acompaña día tras día, es mi malestar el que sustituye la soledad más solitaria por la soledad más fría, es mi malhumor el que da juego a mi desdicha... pero eres tú quien, a fin de cuentas, arruina mi alegría escondida.